Brújula viajera, Info útil, Vivir viajando

Cómo cumplir tu sueño de irte de viaje: primer paso.

Quieres irte de viaje pero no sabes por donde empezar. Cada vez que lo mencionas en tu entorno te dicen que eso no es posible.

Hoy voy a enseñarte la formula definitiva para conseguir aquello que quieres: cómo irte de viaje.

Te voy a explicar como luchar contra esos pensamientos que aparecen ante determinadas situaciones y te dicen constantemente: “Hagas lo que hagas no vas a poder.  Tú no puedes controlar esta situación. No lo vas a conseguir”.  Esos pensamientos que te paralizan y te impiden tomar la decisión que tanto quieres: irte a viajar.

Vamos a hablar de todas las voces que aparecen en tu cabeza y en tu entorno que boicotean tus planes, que te convencen de que no puede ser. Vamos a ver qué hacer con ese bombardeo que te deja KO. Para luchar contra ello hay que entender qué es lo que te pasa. Estás en indefensión aprendida.

 

¿Indefensión aprendida? ¿Y eso qué es lo que es?

viajes terapeuticos

Si te has quedado con esa cara, no te preocupes, es normal.

La indefensión aprendida es un tecnicismo psicológico que explica por qué te sientes así. Es la forma cool de decir “no puedo”. Pruébalo. Di “estoy en indefensión aprendida.” ¿Ah que suena más cool?

Puede que no pero igual el que tienes en frente se queda en plan ¿oiga? no entiendo nada.

Y entonces le podrás explicar que la indefensión aprendida es una teoría psicológica, desarrollada por Martin Seligman, que explica por qué soportas situaciones de infelicidad.

Cuando intentas, intentas, intentas algo y no obtienes ningún resultado surge la creencia de que hagas lo que hagas no puedes controlar lo que pase. Da igual lo que te esfuerces porque no va a servir. Te frustras, te paralizas y, no solamente no llevas a cabo lo que querías hacer sino que el resto de actividades que realizas te salen peor.

¿Y qué pasa cuando esto sucede? Pues que dejas de intentar hacer algo y empiezas a conformarte con lo que hay, acompañando tu vida con una especie de ánimo depresivo y negativo que no favorece a nadie.

Aquí podemos ver como es muy fácil inducir indefensión aprendida.

Vamos a ver como se produce esto, versión para dummies, con el ejemplo que planteamos al inicio: querer irse de viaje.

indefensión aprendida

Pincha en la imagen para verla ampliada.

La parte más difícil es ser consciente de que estamos en un estado de indefensión aprendida pero es imprescindible para poder avanzar. Como hay que entender bien, bien, requetebien el concepto para poder combatirlo aquí tienes otra manera de entenderlo: a través del texto de Jorge Bucay “El elefante encadenado”

“Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir. El misterio sigue pareciéndome evidente. ¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?». No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez. Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza… Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré. Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca. Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos: No puedo y nunca podré.”

 

¿Cuál es la mejor manera de combatir la indefensión aprendida? 

Ahora que ya has identificado cuales son los pensamientos que te llevan al estado en el que estás comienza la parte más fácil: ponerse manos a la obra.

¿Qué necesitaría el elefante para poder soltarse de la estaca? Probablemente le ayudaría que alguien le dijera que es posible. Por lo tanto algo de información daría el empujón para motivar al cambio. La información es poder.

Si tu sueño es vivir viajando y te sientes identificado con la versión para dummies de antes aquí tienes una lista de post donde podrás encontrar testimonios de personas que viven viajando en los que te cuentan como lo hacen:

Xavier y Carme de lavueltaalmundo.net llevan más de 10 años de viaje. Han dado la vuelta al mundo 3 veces y han convertido su pasión en un negocio. Han publicado varios libros entre los que se encuentra Todo al 69. Aquí tienes un fragmento muy motivador e indicado para el tema de hoy. Como lo han hecho ellos:Vivir viajando

Jota y Dani de Marcando el Polo llevan viajando 6 años y no piensan parar. Han recorrido más de 39 países por muy poco dinero. Como lo hacen ellos:  Cómo mantenerse viajando.

Rober y Lety de Mochileando por el mundo también están con la mochila y te proponen muchas maneras de financiarte.

Aniko Villalba es una de los grandes viajeras de referencia. Lleva en ruta desde 2008 y quién mejor que ella puede explicarte cómo vivir viajando.

 

Hay miles de personas viajando por el mundo. Sólo tienes que encontrar sus historias para empezar a desechar toda la información preconcebida que tenías hasta ahora de que no se puede. 

 

Espero que si has llegado hasta aquí y quieres irte de viaje ya sepas por donde empezar,  comenzando a poner en duda todos esos mensajes que te dificultan seguir adelante. Lo suficiente como para empezar a hacer algo. (Sí, leer los post de arriba también cuenta).

Mis recomendaciones ahora son:

¿Y a ti que te dicen cuando quieres cumplir tus sueños? ¿Qué te sujeta a la estaca? ¿Qué te impide irte de viaje?

Si te ha servido o gustado este artículo comparte en las redes sociales y sígueme en Facebook y Twitter¡Gracias!

4 Comments

  1. Raffa Zamora

    23 octubre, 2015 at 11:50

    Esta muy bien vuestro artículo, pero… yo todavía soy de los que tengo un follón en la cabeza incréble.
    Yo ya hace muchos años quise irme fuera, pero por unas cosas u otras, al final nunca me fui.
    Ahora estoy en esa tesitura, irme no irme??, voy sólo o acompañado??.
    Gracias a la web como la vuestra, mi pensamiento esta cambiando y creo que SI, si lo voy a hacer, pero no se cuando ni a donde, jjajjajjjj.
    Me gustaría irme una temporada fuera, sin limite de tiempo ni fechas…
    Vamos a ver que opciones tengo.
    Un saludo

    1. Viajes Terapéuticos

      24 octubre, 2015 at 01:25

      Hola Rafa.
      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro muchísimo de que esta web esté sirviendo para cambiar esos pensamientos. 🙂
      No te preocupes por el follón en la cabeza, no eres el único. Yo he tenido muchos años mil pensamientos acerca de eso y me costó mucho decidirme a emprender algo que me permita hacerlo en un futuro. Tampoco sé exactamente cuando o donde pero saber que es lo que quiero es lo que me ha impulsado a ir luchando contra esa indefensión aprendida. En cuanto sepas cuándo y dónde espero que me lo cuentes 🙂
      ¡Espero seguir viéndote por la web y ayudándote a cambiar esos pensamientos!
      Un saludo

  2. Ernesto (aka Arian Criollo)

    2 noviembre, 2015 at 13:50

    Hola Pepa! Keep your dreams! Great blogg.. good start!
    Yo he viajado bastante y llevo similar filosofía desde joven. He trabajado bastante y durante largas vacasiones me he ido de viaje a lugares interesantes. He recorrido casi toda Latina America, Europa, SouthEast Asia y parte de North America..
    Y mi próximo sueño es recorrer la America desde el Norte al Sur en algún mini wagon … Pero sé que de Panamá a Colombia es difícil transitarlo por tierra.. Algo increible!! En fin que vivo con lo mínimo ahora (in Sweden) y estoy en camino a dar el gran paso… sólo o acompañado, no importa.. sé que siempre se encuentra uno con almas similares en el camino y que siempre están dispuestas a intercambiar experiencias y a ayudar.

    Perú aún no lo he visitado. Mi recorrido en Ecuador 1 mes en el 2010 fue todo un sueño y alegre experiencia. Me encantó Ecuador y se lo he dicho a todos los amigos Ecuatorianos que conosco en Europa.
    Keep the good work! The good mood and spreading your ideas. YO he de hacer también mi blogg … un sin fin de historias por compartir…
    Saludos y espero nuestros caminos se cruzen algún dia!
    Namaste!
    //A.C

    1. Viajes Terapéuticos

      2 noviembre, 2015 at 15:04

      Hola A.C!
      Muchas gracias por tu comentario, ¡qué motivador! Es genial la cantidad de experiencias que tienes viajando, anímate a hacer un blog!! En cuanto lo tengas recuerda ponerlo por aquí para que podamos verlo todos 😉

      Si alguna vez pasas por España, avisa!
      Un abrazo
      Pepa

Leave a Reply