Brújula viajera, Info útil, Vivir viajando

Cómo cumplir tu sueño de irte de viaje: segundo paso.

En el último post vimos el primer paso para cumplir tu sueño de irte de viaje.  Si no te lo has leído quizás quieras pasarte por allí. Hoy seguiremos avanzando por ese camino.

Puede que pienses que el siguiente paso es montar un plan para conseguir el objetivo. Pero nada más lejos de la realidad. Eso implicaría saltarse un paso, el más importante: tomar la decisión.

Es posible que ahora mismo estés pensando que ya está tomada. Lo que pasa es que a veces damos por hecho que querer algo implica que tomamos la decisión de hacerlo. Eso facilitaría muchas cosas en la vida pero no funcionamos así. Tomar decisiones equivale a renunciar a cosas, y no siempre estamos preparad@s para ello. Hoy vas a entender bien el proceso de toma de decisiones para que puedas utilizarlo a tu favor.

Después del artículo del primer paso para cumplir tu sueño de irte de viaje probablemente estés así:

sin indefensión

Pincha en la imagen para verla ampliada.

Sigues recibiendo los mismos mensajes pero haces cosas distintas que te permiten ignorarlos con más facilidad y cambiar de opinión. Ya no es para cuando te jubiles, es posible antes de eso. ¡Enhorabuena!

Sin embargo aún no has tomado la decisión. Sí, es posible. Sí, te apetece. Pero tomar la decisión de irte de viaje implica muchos cambios. Puede que tengas que renunciar a un trabajo estable, convencer a tu pareja, enfrentarte a tu familia, superar tus miedos… Y eso todavía no lo tienes del todo claro.

Hoy vamos a ver como tomamos decisiones en nuestra vida y que cosas influyen a la hora de hacerlo.  Porque este es el paso más difícil.

¿Qué cosas influyen en la toma de decisiones?

Lo primero que tienes que saber es que muchas de las decisiones que tomas en tu vida no son totalmente tuyas. Te lo digo así, sin avisar, como un jarro de agua fría para que despiertes porque es la realidad.

Bueno a ver, sí, son tuyas pero están influidas por multitud de cosas que hacen que, a veces, sean casi más de los demás. La sociedad, tu familia, tu entorno determinan en gran medida lo que decides. Sé consciente de ello para poder liberarte. También influye tu estado de ánimo, tus emociones, el miedo al cambio, si hay muchas opciones o pocas, las consecuencias de las opciones a corto y largo plazo,  tu autoestima… Iremos viendo muchas de estas cosas más detalladamente en el blog. Sí quieres estar al tanto no olvides suscribirte abajo para poder recibir la información.

En tu día a día tomas infinidad de decisiones. Eliges si quieres desayunar té o café, si vas en coche o en transporte público, incluso si te levantas y vas al trabajo o te quedas durmiendo. Y cada vez que escoges algo rechazas las otras opciones. Lo que determina cual de ellas eliges es la motivación.

Seguro que estás pensando que vaya lío: “¿Pero lo que influía no era el estado de ánimo, la familia, los valores, las opciones…?” Me explico. Todas esas cosas influyen en nuestra toma decisiones porque influyen en la motivación que tenemos hacia alguna de las opciones. Digamos que modulan la motivación haciendo que sea más grande o más pequeña.

Sí, aunque te parezca raro, la realidad es que por las mañanas estás más motivado para levantarte e irte a trabajar que para quedarte en la cama. Vamos a ver como se explica esto.

Mi diagnóstico:

Que no… que no estás loc@. Aquí tienes la explicación correcta versión para dummies (muy simplificada).

Pincha en la imagen para ampliarla. 

Cuando tomar una decisión implica renunciar a muchas cosas se va postergando. Y eso es lo que suele pasar con lo de irse de viaje. No es solamente que estés en indefensión aprendida. Es que además irte de viaje implica decir no a muchas cosas. ¿Cuáles son en tu caso? Puede que irte de viaje implique dejar un trabajo que te gusta, o uno estable que te aporta dinero. Puede que implique distanciarte de amigos o discutir con tu familia. Puede que te obligue a sentir que te lanzas a una piscina vacía, sabiendo de antemano que no tienes agua. En el mío fui retrasando la decisión porque el trabajo que tenía me gustaba mucho y me daba miedo perderlo y no poder recuperarlo cuando decidiera volver.

Hay muchas variables personales que van a influirte a la hora de tomar la decisión de irte de viaje. No puedes controlarlas todas pero sí puedes poner en práctica el modelo que te presento para ajustar tu decisión el máximo posible a tu realidad.

¿Cómo tomamos decisiones? 

Hay varias maneras de tomar decisiones que podemos agrupar en las que tomamos de forma automática y las que tomamos de forma consciente. En nuestro día a día  la gran mayoría de ellas las realizamos de forma automática. Sin embargo hoy nos vamos a centrar en el proceso consciente, porque decidir irte de viaje no va a ser ninguna decisión que surja espontáneamente en tu cabeza.

Existen muchos modelos sobre cómo hay que tomar las decisiones. Que si la lista de pros y contras, que si la de los 7 pasos, que si la de los 9, que si esto antes, que si esto después…

Personalmente he escogido el que voy a presentarte porque me parece el modelo más completo ya que incluye la valoración del coste emocional y relacional. Y esta valoración es de las más importantes en el caso de irte de viaje. Puedes haber tomado la decisión de irte pero si el coste emocional y relacional que va a tener son muy altos para ti, jamás llevarás esa decisión adelante.

Si hacerlo implica un problema con tus padres, un pánico tremendo, una inseguridad enorme o un distanciamiento irrecuperable con tus amigos quizás prefieras adaptar la decisión para que te resulte lo más fácil posible llevarla adelante.

Por ejemplo si tu familia y tus amigos son muy importantes para ti y te cuesta tolerar la idea de estar lejos de ellos mucho tiempo quizás tu decisión no será irte de viaje indefinido sino pedir unos meses sabáticos y volver. Si sientes mucho miedo a perder el trabajo o tus ahorros, por muchas ganas que tengas de irte de viaje, ese miedo te va a paralizar y va a impedir que tomes la decisión y comiences a actuar (y esto te lo digo por experiencia 😉 ). En ese caso quizás necesites plantearte montar un blog que te genere ingresos pasivos y actuar una vez que de sus frutos o pensar en otras maneras de financiarte.

Podría ponerte mil ejemplos pero ni aún así conseguiría ilustrar todo el abanico de posibilidades.

Antes de que veas los pasos que seguir para tomar una decisión me gustaría que vieras un vídeo que repasa muy bien las cosas que influyen en nuestra toma de decisiones añadiendo el concepto de zona de confort.

¿Y tú? ¿Te atreves a soñar?

Si es así, aquí tienes pasos y preguntas clave que responder para poder ayudarte a tomar decisiones. ¡Es un proceso complejo así que si tienes cualquier duda ponla en los comentarios!

Pasos

Preguntas clave

1. Identificación de opciones posibles con una lluvia de ideas.  ¿Cuáles son las alternativas que existen? Escribe todas las alternativas que se te ocurran, por muy absurdas que te suenen.  

Ej: irse de viaje un año, unos meses, indefinido…

2. Recopilación de información necesaria para cada una de las opciones.  ¿Conozco todo lo que debo saber sobre la situación? ¿Qué me falta saber? ¿Dónde debo buscar dicha información?

Ej: cuánto cuesta cada opción

3. Hacer una lista de ventajas y desventajas de cada opción. ¿Cuáles son los posibles riesgos y beneficios que acompañan a cada alternativa? Enuméralos para CADA una de las alternativas del paso 1.

Ej: irse de viaje un año tiene X ventajas y X inconvenientes

irse indefinido tiene X ventajas y X inconvenientes

4. Pensar en cómo resolver o reducir las desventajas de cada opción ¿Puedo superar los inconvenientes de cada opción? Algunos seguro que se pueden minimizar 

Ej: irse indefinido tiene como desventaja ver menos a la familia y amigos. Solución: plantear en el presupuesto un viaje al año a tu ciudad de origen.

5. Pensar si existe la posibilidad de obtener las ventajas de una opción eligiendo las otras opciones ¿Cómo podría conseguir las ventajas de una opción eligiendo las otras? 

Ej: hay ventajas de irse indefinido que pueden estar presentes también en irse tres meses. Evalúa tu listado

6. Ponderación subjetiva de las ventajas y desventajas de cada opción (aquí viene lo más difícil, si este paso te bloquea sáltatelo) ¿Cuál es el valor medio que concedo a las ventajas y desventajas de cada opción?

Puntúa de 1 a 10 cada ventaja, sumo la puntuación de todas las ventajas de cada opción y divido por el nº de ellas para obtener la media; haz lo mismo con las desventajas de cada opción. Tendrás unos número del 1 al 10 que representarán las ventajas y las desventajas de cada opción. Esto facilitará la toma de decisiones al reducir la cantidad de información. 

7. Valoración del coste emocional y relacional de cada opción ¿Cómo me sentiré si decido una cosa u otra? ¿Sufrirán mis relaciones personales?

Ej: irte un año te da mucho miedo,  irte indefinido te da pánico y te emociona a la vez porque te apetece empezar una nueva vida, irte unos meses te ilusiona.

 

8. Toma de la decisión y razonamiento de esa elección ¿Cuál de todas las alternativas posibles resulta para mí la mejor ahora? ¿Por qué?

Si tienes alguna dificultad compártela en los  comentarios. ¿Cuáles son tus costes? ¿Has variado tu decisión después de hacer estos pasos?

 

También te dejo el testimonio de dos grandes viajeros Mundo Nómada y Dejarlo todo e irse  para que puedas ver qué cosas influyeron en otros al tomar su decisión.

(Actualización un año después)

Después de valorar todas las opciones yo ya he tomado mi decisión de irme de viaje indefinido y puedes encontrarla en el artículo Día 0: el origen del viaje 🙂

¿Has llegado hasta aquí? ¡Gracias!

:

 

Mis recomendaciones ahora son:

  • Valora los costes emocionales y relacionales que tendría para ti irte de viaje tal y como lo estás pensando. Si todavía no lo has llevado a cabo puede que estos sean los motivos.
  • Lee como ha sido mi proceso en el Día 0: el origen del viaje
  • Si todavía no te has leído el primer paso… este es el momento.
  • Suscribete al blog dejando tu email para poder recibir el primero los siguientes pasos que ir dando 😉

Si te ha servido o gustado este artículo comparte en las redes sociales y sígueme en Facebook y Twitter¡Gracias!

Leave a Reply