Cartas abiertas, Lisboa

Carta abierta a Lisboa

Querida Lisboa:

Me has dejado completamente enamorada, embrujada, cautivada por tus vistas. Me has conquistado desde cada uno de tus miradores, con cada callejuela y a cada uno de los escalones de tus infinitas escaleras. Te viviría una temporada escribiendo, recorriendo y dejándome inspirar por ti.

Has sido mi primer viaje en solitario y en todo momento presentía que no iba a estar sola nunca porque ibas a estar esperándome detrás de cada esquina, sorprendiéndome cuando menos me lo esperara con unas panorámicas de infarto.

En ocasiones tu arquitectura me traslada a una ciudad dormitorio veraniega de playa, en otras a ciudad de pescadores o a antiguo imperio. Eres misteriosa y sospecho que a la vez esquiva, sin embargo te has abierto a mí con una facilidad que no creía posible en un viaje tan corto.

 Empedrada de los pies a la cabeza y con el castillo siempre presente me recuerdas a Granada con su Alhambra observando la ciudad desde la distancia. Tienes pinta de estar siempre en obras, decadente, en constante movimiento, creciendo. Tienes vida por todas partes y eres cambiante cual adolescente buscando su sitio, su estilo, su esencia.

Es imposible entender la saudade sin conocerte y ahora que lo he hecho no puedo dejar de pensarte, de sentirte. Escuchar el fado contigo ha sido una experiencia de otro mundo. La magia de sentir que me cantas una historia al oído, a pesar de estar rodeada de gente, me ha llegado al alma.

Hay que perderse para encontrarte y ha sido un placer caminar contigo de la mano, buscarte en cada rincón y hallarte esperándome con una sonrisa. No cambies nunca Lisboa porque eres preciosa tal y como estás.

 

Vistas desde Mirador de Graça.

Vistas desde Mirador de Graça.

“Siempre la misma pero siempre distinta, ése es su embrujo (…) se reinventa a medida que uno la descubre. Cuando pareces haberla encontrado, se te escapa de las manos, y cuando te rindes, tumbado sobre un banco y decidido a no moverte durante el resto del día, te ofrece la culminación de su seducción: la saudade.” 

Guía Trotamundos Portugal

Este post es el primero de una serie en la que podrás descubrir un viaje alternativo por Lisboa a través de proyectos sociales y culturales de la ciudad.

¿Y tú que le dirías a Lisboa?

6 Comments

  1. Valen

    31 marzo, 2016 at 20:47

    La verdad es que te comprendo perfectamente… Yo me siento igual, es una ciudad que me dejó tocada y estoy deseando en algún momento de lo vida poder vivir ahí una temporada. Lo que cuentas de cómo te espera en cada esquina, es totalmente cierto. Me alegro muchísimo de que te haya gustado tanto, me quedo esperando esos experimentos en los que andas 😀 abrazo!

    1. Viajes Terapéuticos

      31 marzo, 2016 at 20:53

      Es una ciudad para vivirla una temporada desde luego. Al final no pude ir a alguno de los sitios que me apunté de tu post pero he descubierto otros y esos quedan pendientes para la siguiente… ¡Por qué habrá siguiente! Un abrazo 🙂

  2. Soraya

    1 abril, 2016 at 00:43

    Que guay! Me va a encantar leer tu viaje porque además me recordará a mi viaje a Lisboa, también en solitario.
    un abrazo!
    Soraya

    1. Viajes Terapéuticos

      1 abril, 2016 at 07:45

      ¿También estuviste en Lisboa de viaje sola? ¿Qué tal fue tu experiencia?

  3. Marina Martínez

    5 abril, 2016 at 12:24

    Por un momento al ver el título del post me he acordado del final de la película de ¨piedras¨ de Ramón Salazar, mira, es el primer pensamiento que me ha venido a la mente y aprovecho para recomendar la película 😉
    Lisboa te envuelve sin remedio.

    Me encanta la nueva sección de viajes alternativos.

    Saludios!

    1. Viajes Terapéuticos

      5 abril, 2016 at 18:23

      Hola Marina! No conozco la película pero me la apunto para poder verla! Me alegro muchísimo de que te guste la nueva sección 🙂 Cuando lleguen los nuevos post profundizando un poco en proyectos espero que te encanten igual 😉

      Saludos! Pepa

Leave a Reply