Desafíos creativos

30 días escribiendo: día 8

Este texto forma parte del desafío creativo 30 días escribiendo

La constancia no es lo mío.

Ni para treinta días escribiendo ni para la vida. Soy veleta.

Vivo entre pensar que tengo falta de constancia o de interés, pero acabo dándome cuenta de que simplemente es falta de prioridades.

Estudié siete meses una oposición. Me levanté todos los días para ir a una biblioteca a sentarme frente a unos libros. Incluyendo verano. Estuve cuatro años ahorrando para irme de viaje. No me quité la vida de ocio (como en la oposición) pero durante ese tiempo nunca perdí de vista mi objetivo. Pasito a pasito subí hasta los 5200 m de la montaña de colores en Perú, aunque me faltara el aire. Me he levantado cada vez que me he caído de una tabla de surf hasta conseguir algo parecido a ponerme de pie(y lo seguiré haciendo).

Si pude hacer eso es que la capacidad la tengo, sólo hay que ponerla en marcha. 

Dice la gente que incorporar un hábito cuesta 21 días. Mentira. Los estudiosos dicen que una media de 66 días y que dependerá del hábito. Y esos estudiosos apuntan que no importa fallar alguna vez siempre y cuando uno se ponga de nuevo en cuanto se dé cuenta en lugar de lamentarse.

Pues aquí estoy yo. Retomando los treinta días de escritura. Aunque sólo sea para reafirmarme en que terminaré el desafío, lo complete entero o no.

Nunca os digáis que es falta de constancia. 

Nunca os digáis que es falta de tiempo.

Simplemente hacedlo y ponedlo como prioridad. 

Montaña de colores, 5200m. Con energía hasta para posar.

4 Comments

    1. Pepa

      9 mayo, 2018 at 21:12

      Linda! Gracias por pasarte a comentar por aquí =D

  1. Marta de Viaje por Conocer

    12 mayo, 2018 at 01:18

    A mí me pasó exactamente igual, hace ya varios meses, con el fin de escribir más, hice dos retos: uno era escribir todos los días aunque fueran 10 minutos. Un fracaso; el otro era escribir algo durante 27 días según las letras del abecedario (A de Amor, B de Barrio… ). Lo completé, sí, pero en ambos me di cuenta que 1. La constancia no es lo mío porque me gusta ir libre, sin “ataduras”. 2. Realmente comencé a dudar de si siquiera me gustaba escribir o no. Todavía sigo investigándome…

    1. Pepa

      12 mayo, 2018 at 11:58

      Seguir investigandose es la clave 🙂 Además como cambiamos constantemente hay cosas que serán diferentes en momentos distintos. Irás encontrando diferentes respuestas!!
      En mi caso la escritura la disfruto mucho y lo suelo hacer en papel, en ordenador me cuesta más. Los desafíos me los pongo más por entrenarme en esa constancia que me cuesta tanto. Pienso como tú que me gusta ir sin ataduras pero es verdad que a veces hecho de menos tener más jajajaja

Leave a Reply